A menudo no nos ponemos a pensar cómo deberíamos de actuar en casos de emergencias que se puedan presenten en nuestros edificios, es por ello que cuando ocurren emergencias como sismos, incendios o aniegos, los resultados son más graves de lo que podrían ser, si no se cuenta con una planificación y organización adecuada. Consideremos que toda emergencia es un suceso grave, repentino e importante, donde se producen amenazas serias e imprevistas para nuestra salud e integridad física.

Para tener una adecuada planificación debemos de implementar un Plan de emergencia y un Plan de evacuación, con los siguientes objetivos;

  1. Conocer la edificación y sus instalaciones, la peligrosidad de los distintos sectores y los medios de protección disponibles.
  2. Garantizar la fiabilidad de todos los medios de protección y de las instalaciones generales.
  3. Evitar las causas de las emergencias, como elementos que obstruyan el paso.
  4. Disponer de personas organizadas y capacitadas que garanticen rapidez y eficacia en las acciones a emprender para el control de las emergencias.
  5. Tener informados a todos los ocupantes del edificio de cómo deben de prevenir y actuar ante una emergencia.

Pero,  ¿Qué pasa cuando llega la emergencia?, ante una emergencia, suelen verse todo tipo de reacciones como asombro, temor, sobresalto, pánico, etc. Estas reacciones son producto del desconocimiento y falta de preparación.

Para dar cara a una emergencia, todos debemos de estar preparados. Esto requiere capacitación, preparación y, sobre todo, una toma de conciencia generalizada. Cada uno de nosotros cumple una función decisiva y de la labor conjunta obtendremos los mejores resultados.

¿Qué debemos de hacer ante una emergencia?

  • Conozca e identifique los medios de salida, escaleras y rutas de escape que conducen al exterior del edificio.
  • Tenga a la mano y en un lugar visible los números de contacto de los bomberos, ambulancia y policía.
  • Infórmese de la ubicación y manejos de los elementos e instalaciones de seguridad y lucha contra incendio, tales como los extintores.
  • Mantenga la calma ante una situación de riesgo, no adopte actitudes que puedan generar pánico.
  • Verifique la ausencia total de personas antes de abandonar el lugar, especialmente si se trata de niños.
  • No corra, camine rápido y en fila de a uno, cerrando a su paso la mayor cantidad de puertas y ventanas, así evitará la propagación del fuego.
  • Descienda siempre, no haga la evacuación de manera ascendente, salvo que se encuentre en un sótano.
  • Ante la presencia de humo, desplácese gateando, cubriendo boca y nariz con pañuelos o toallas. Lleve una frazada o manta mojada encima de su cuerpo.
  • Bajo ninguna circunstancia utilice el ascensor como medio de evacuación, use las escaleras de emergencias o póngase a buen recaudo donde se encuentre.
  • El punto de reunión será la calle, para ello se debe de haber destinado un punto de encuentro para los habitantes del edificio.
  • Obedezca siempre al director del plan de evacuación o a las autoridades como los bomberos.
  • Es primordial que cuentes con una mochila de emergencia con elementos básicos para la salud, alimentación, abrigo y comunicación.

Recuerda siempre que primero está tu vida sobre todas las cosas materiales.

Ir arriba